Usamos cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Para más información ver el aviso legal. Ocultar

La necesidad del bebé recién nacido con el contacto materno

La necesidad del bebé recién nacido con el contacto materno

Hace poco ha estado en España , Nils Bergman, neuropediatra sudafricano muy conocido por su dedicación al desarrollo de la Neurociencia Perinatal y las bases científicas del cuidado piel con piel entre padres e hijos. Nils es el autor de numerosas investigaciones científicas y del famoso documental «Restaurando el paradigma original». Director de la maternidad del hospital de Mowbray y lleva décadas investigando qué pasa en el cerebro de los bebés al nacer. Especial mención sus estudios publicados sobre la necesidad de que los prematuros utilicen el pecho de la madre como incubadoras en lugar de estas.

Nils defiende a capa y espada la necesidad de que los recién nacidos no sean separados de sus madres nada más nacer , y califica de “aberración” las nuevas tendencias que promueven que se debe separar al bebé de su madre durante la primera noche, durmiendo este sólo en el nido.

“Se discute muchísimo sobre este asunto, pero las evidencias científicas son irrefutables: el pecho de la madre es el lugar idóneo del recién nacido desde todos los ángulos: desde la neurociencia, la biología, la nutrición… todo está a favor de que sea así” argumenta Nils Bergman.

Según los estudios realizados sobre este tema , Bergman afirma que la separación produce estrés en el bebé a un nivel profundo, causado por la pérdida de las sensaciones regulatorias que proporciona el ambiente materno (Hofer 2006: Psychobiological Roots of early Attachment). El contacto materno precoz tiene como fin en la naturaleza crear un vínculo y un comportamiento espontáneo de acercamiento al pecho, que lleva a una lactancia exclusiva. En nuestra biología evolutiva, nuestra supervivencia dependía absoluta y totalmente de esto.

La media hora de separación destruye los «procesos neurales necesarios» que se requieren para cimentar el vínculo materno-infantil, y altera la lactancia. Una revisión Cochrane recoge todos los estudios que muestran esta evidencia. (Moore 2012: Early skin-to-skin contact for mothers and their healthy babies): el contacto piel con piel es el responsable de la lactancia materna.

Biológicamente el contacto piel con piel es lo normal, y no hacerlo dificulta la lactancia. Y la lactancia es el motor que rige el neurodesarrollo precoz. Separar al bebé «para que la madre descanse» priva a la madre de las sensaciones que el bebé provoca en su sistema límbico o cerebro emocional, logrando así que se desconecten las respuestas naturales de maternaje. El contacto precoz activa el hipotálamo para amamantar, el cingulado para obtener fiereza en la defensa de las crías, y la amígdala para equilibrio emocional y atención sobre el bebé. Los sistemas dopaminérgicos de recompensa se unen a los oxitocínicos.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code
Espere por favor...